fbpx
Blog-21-de-octubre-2020-1200x800.jpg

Como mujer y madre cuando una paciente con diagnóstico de cáncer de mama entra en mi consulta siento una gran empatía. Son mujeres valientes y fuertes que van a luchar con uñas y dientes por vencer a la enfermedad, aunque muchas de ellas aún no lo saben. 

Entran hundidas, con miedo a todo y con ganas de nada. Y por eso todo nuestro equipo está ahí no solo para reconstruir una mama, sino para acompañarlas y ayudarlas a superar el proceso y recuperar su autoestima. 

En el pasado, el tratamiento del cáncer de mama era muy agresivo. Quitar cuanto más mejor, independientemente de las secuelas que pudiera dejar ese tratamiento (se quitaban incluso los músculos pectorales de forma rutinaria), aunque hoy se sabe que eso no mejora la supervivencia de las pacientes.

Hoy en día las cosas han cambiado mucho y aunque hay casos en los que es inevitable hacer una mastectomía (quitar toda la mama), en muchos casos puede realizarse una cirugía conservadora quitando solo el tumor y preservando el pecho.

La decisión de qué tratamiento se va a hacer va a decidirse en función del tipo de tumor, su tamaño, su localización… pero en ambos casos podemos hacer una reconstrucción de la mama, siempre teniendo en cuenta que el tratamiento del cáncer es primordial.

Cirugía Oncoplástica

Cuando la paciente se va a someter a una cirugía con preservación de la mama la reconstrucción se puede hacer de forma inmediata (el mismo día que se quita el tumor). Se denomina cirugía oncoplástica que consiste en modelar el tejido mamario y así evitar hundimientos por la eliminación del tumor, deformidades secundarias a la radioterapia posterior, la aparición de cicatrices dolorosas y en muchos casos alteraciones funcionales irreversibles.

Mastectomía

Cuando la paciente debe someterse a una mastectomía el tratamiento va a depender de la cantidad de piel que sea necesario quitar, de los tratamientos que la paciente vaya a recibir después de la cirugía y las características de cada paciente. Estas características además van a indicarnos cuándo podemos hacer la reconstrucción, que puede ser:

  • Inmediata: El mismo día que se quita la mama.
  • Diferida: Varios meses después de la cirugía.

Una vez realizada la indicación de una cirugía reconstructiva inmediata las distintas técnicas posibles se explican a la paciente que tomará la decisión de si reconstruirse o no.

Porque no todas las mujeres somos iguales y todas tenemos derecho a decidir. Nuestra labor es informar, orientar y acompañar en esta decisión ofreciendo las mejores opciones reconstructivas para cada caso.

 


Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *


Compártenos tu correo electrónico

Suscríbete a nuestra newsletter

Te mantendremos informado sobre tratamientos, técnicas
y novedades de Clínica Jovellanos Estética Integral.