fbpx

Blog

2500-x-1333-Imágenes-Blog-Portal-Web-Clínica-Jovellanos-2-1200x800.jpg

En el año 3000 a.c, en el papiro de Smith, ya se hablaba del tratamiento quirúrgico de las deformidades nasales; sin embargo, no fue hasta el siglo XIX que la rinoplastia estética se empezó a popularizar. Desde entonces la cirugía ha avanzado muchísimo y ha permitido conseguir resultados estéticos cada vez más naturales; así como una mejoría en la función respiratoria. 

Uno de los hitos en la evolución de la rinoplastia ha sido el desarrollo de la Rinoplastia Ultrasónica que aúna los principios de la rinoplastia abierta funcional y estética con los avances tecnológicos actuales.

Gracias a los ultrasonidos podemos realizar un remodelado de los huesos de la nariz mucho más preciso y mucho menos agresivo que con las técnicas convencionales, de forma que los resultados son más predecibles. Con esta tecnología se minimiza el daño de los tejidos circundantes, por lo tanto, disminuye la fibrosis y alteraciones secundarias a la cicatrización de los huesos nasales.

Y ahora viene la gran pregunta: Si ya has decidido que quieres someterte a una intervención para mejorar la forma de tu nariz, ¿qué técnica debes elegir? ¿Rinoplastia convencional o Rinoplastia ultrasónica?

Nuestra respuesta es también una pregunta: Cuando una técnica nos permite una mayor precisión, menores efectos secundarios y una recuperación más rápida, ¿qué elegirías?

Para Clínica Jovellanos lo más importante es el bienestar de los pacientes y, por lo tanto, aquello que produce un menor daño a los tejidos es siempre la técnica de primera elección; así que lo tenemos claro nosotros te recomendamos la Rinoplastia Ultrasónica.


2500-x-1333-Imágenes-Blog-Portal-Web-Clínica-Jovellanos-1-1200x800.jpg

Es muy frecuente que lleguen pacientes a nuestra consulta pidiéndonos mejorar su aspecto y en muchos casos añaden “pero botox bajo ningún concepto”.

Entonces les preguntamos si en alguna ocasión se han realizado un tratamiento de ese tipo y la mayoría contesta que no, pero que botox no.

El miedo de nuestras pacientes está justificado por las imágenes de caras paralizadas, inexpresivas, con labios rígidos, que muchas de ellas definen como “labios de pato”, y que se achacan al uso de la toxina botulínica. El mal uso y abuso de la medicina estética en los medios de comunicación ha convertido al comúnmente llamado botox en uno de los “malos de la película”.

La toxina botulínica para uso estético es uno de los tratamientos más efectivos, seguros y con mejores resultados dentro de la medicina estética. 

Su finalidad es la de “atenuar” las arrugas de expresión rejuveneciendo y mejorando el aspecto; en ningún caso se pretende producir una parálisis completa de los músculos de la mímica que daría un resultado estático y poco natural. 

La belleza es mucho más que una arruga y mantener la expresión es fundamental porque es parte de la identidad de nuestros pacientes. 

Contar con los mejores profesionales, con excelente conocimiento en anatomía facial, con la mejor formación y la mejor técnica hacen que el tratamiento de toxina botulínica sea completamente seguro y nos permite conseguir resultados completamente naturales potenciando la belleza de cada persona y atenuando las marcas que el tiempo va dejando en el rostro. 

¿Qué te recomendamos? Ven a vernos a nuestra consulta donde valoraremos tu caso, el tratamiento ideal para ti y te explicaremos todo lo que necesitas saber para que la decisión que tomes nunca esté influenciada por el “miedo al botox”.


2500-x-1333-Imágenes-Blog-Portal-Web-Clínica-Jovellanos-1200x800.jpg

6 noviembre, 2019 clinjovellanosConsejos0

Soy Nazaret Ruiz López, cirujana plástica y ante todo soy mamá.

La decisión de ser médico me llegó “por casualidad”. Cuando estaba en COU, parece que fue ayer, fuimos con el instituto a ver las distintas facultades y al entrar en la sala de Anatomía de la Facultad de Medicina, supe que ese era mi lugar.

Fui una buena estudiante, lo pasé fenomenal y tocó el momento de hacer el MIR. Entonces decidí que sería Cirujana Plástica.

La residencia, con guardias durísimas, mucho que estudiar y sin tiempo a nada dio paso a mi título de Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

Con la madurez que dan los años y la estabilidad de tener a mi lado al hombre más maravilloso del mundo, llegó el momento de ser madre…llegaron a mi vida mis tesoros. 

Me encanta estar con ellos, jugar al escondite, a superhéroes, hacer puzzles, hacer circuitos de trenes, jugar a los coches y a las “comiditas”. Me gusta levantarme por la mañana para ir a operar con las pilas cargadas por una montaña de “besos con ruido” y “abrazos de oso”. 

Son mis hijos los que me enseñan el verdadero valor de mi trabajo:

  • Lo realmente importante está en los pequeños detalles.
  • Lo mejor del mundo es poder sacarle una sonrisa a la vida.
  • Que no hay nada mejor que trabajar con personas para hacer que sus vidas sean un poquito mejores y más felices.

Cuando uno hace el trabajo que le gusta, nunca se levantará para “ir a trabajar” sino a disfrutar de su vida y es así como compagino mi pasión de ser mamá con mi pasión por ser cirujana para potenciar la belleza y mejorar la calidad de vida de mis pacientes.

 


Copia-de-Copia-de-Portal-web-Banner-Rinoplastia-ultrasónica-1-1200x800.jpg

31 octubre, 2019 clinjovellanosConsejos0

¿Sabías que casi todos los procedimientos de cirugía estética pueden realizarse sin anestesia general?

Uno de los principales miedos de nuestros pacientes es el miedo a la anestesia general. La cirugía estética engloba multitud de procedimientos quirúrgicos sobre distintas partes del organismo (la cara, las orejas, los pechos, los glúteos…) y la mayor parte de ellos pueden hacerse sin necesidad de estar dormido siguiendo los principios de la “Wide Awake Surgery”.

Los avances en la anestesia, así como en los cuidados perioperatorios han permitido desarrollar técnicas de anestesia local y loco-regional que permitan al paciente estar despierto y tranquilo en todo momento durante una gran variedad de cirugías, sin sentir ningún tipo de dolor.  Además estas técnicas permiten al paciente volver a su domicilio a las pocas horas sin tener que permanecer ingresado en un centro hospitalario y reincorporarse a su vida normal mucho más rápido.

Por supuesto, cada caso se valora de forma individualizada haciendo una selección cuidadosa tanto de la técnica quirúrgica como de la técnica anestésica indicada para conseguir los mejores resultados con los mínimos riesgos y el mayor confort  para nuestros pacientes.


Imágenes-Blog-Portal-Web-Clínica-Jovellanos-1200x800.jpg

Testimonio Dr. Nazaret Ruiz López – “Mi Rinoplastia”

¿Cuántas veces te has mirado al espejo y solamente te has visto la nariz?

Esa es la realidad de aquellos que vivimos en un cuerpo que nos gusta pero que está pegado a una nariz que “no nos corresponde”

Soy la Dr. Nazaret Ruiz López, Especialista en cirugía plástica estética y reparadora, y durante años me he mirado al espejo cuando me maquillaba, cuando me peinaba, al ver fotografías y la atención sólo se dirigía a mi nariz.

Y cuando le cuentas a alguien lo que te pasa te dice “pero si no tienes una nariz fea” o “pero si a mi me gusta”.

Eso me ha pasado a mí y sabéis lo que os digo…puede que no tuviera una nariz fea, que no me quedara mal, que fuera parte de mi personalidad, pero hacerme una rinoplastia ha sido lo mejor que he hecho.

¿Ahora tengo una nariz perfecta? Pues os diré la verdad, desde que me operé nunca he vuelto a verme la nariz.

Si me pongo a examinarla tengo una nariz bonita, porque es completamente normal y natural.

Eso es lo que le sucede a gran parte de mis pacientes cuando piensan en someterse a una cirugía estética. Casi nunca solicitan un resultado exuberante, espectacular, perfecto, solo buscan conseguir algo normal. Y tomar la decisión de intervenirse es algo muy personal y en muchas ocasiones quienes nos rodean no entenderán nuestra decisión porque no viven pegados a esa “parte” de nuestro cuerpo que no nos gusta.

¿Cómo tomé la decisión? Un día me desperté y supe que era el momento. ¿Tenía miedo? Cuando ingrese en el hospital y la enfermera pasó a tomarme las constantes vitales tenía una tensión baja y una frecuencia cardiaca de 65 latidos por minuto. Y me preguntó: ¿No estás nerviosa? ¿No tienes miedo? Y yo conteste: “No tengo miedo, lo que tengo son GANAS”. 

Me operé la nariz y me cambió la vida. ¿Soy una exagerada? Quizás un poco, pero os aseguro que mi tiempo ahora está mucho mejor empleado porque en ningún momento me miro la nariz o tengo que elegir la postura cuando van a sacar una fotografía para que mi nariz “no se vea” o pienso que cuando alguien me mira solo me mira la nariz. Una vida más tranquila en la que mi nariz ha dejado de tener importancia. 

Y esta es mi recomendación: Si esto te pasa a ti también, ven a mi consulta y te asesoraré para que consigas el mejor resultado.


Compártenos tu correo electrónico

Suscríbete a nuestra newsletter

Te mantendremos informado sobre tratamientos, técnicas
y novedades de Clínica Jovellanos Estética Integral.