fbpx

Blog

12-1200x800.jpg

Una de las consultas más frecuentes de nuestra especialidad es el Síndrome del túnel del carpo. El síntoma inicial que presentan los pacientes es un hormigueo en las manos que aparece sobre todo por las noches, que puede llegar a despertarles y que en ocasiones se acompaña de dolor y calambres y puede persistir durante todo el día.

Estos síntomas se deben al “mal funcionamiento” de un nervio que se denomina nervio mediano y cuyas fibras se originan en la médula espinal a nivel del cuello y llegan a la mano pasando a través de un túnel muy estrecho localizado en la muñeca. Cuando este túnel comprime en exceso al nervio se produce lo que se denomina Síndrome del túnel del carpo.

En estos casos el nervio no es capaz de transmitir bien los impulsos eléctricos  dando a lugar a los síntomas pudiendo producir una pérdida completa de su función con alteración de la sensibilidad fina y alteraciones en el movimiento del pulgar.

Su diagnóstico es “clínico”, es decir, que la exploración física y lo que el paciente nos cuenta en la consulta es suficiente para conocer el diagnóstico, aunque en la mayor parte de los casos solemos solicitar una prueba que se denomina “electromiograma” y que estudia la transmisión nerviosa indicándonos si está alterada, en dónde y cuánto.

El tratamiento depende de lo grave que sea la compresión. En compresiones leves, cuando el nervio no transmite adecuadamente los impulsos nerviosos pero no está dañado, el tratamiento es exclusivamente médico. En estos casos el tratamiento consiste en disminuir la inflamación en el túnel del carpo. Para ello se emplean medicamentos, férulas que inmovilizan la muñeca en una buena posición y tratamiento rehabilitador.

Cuando la compresión ya es más severa y podemos identificar lesiones en el nervio mediano en el electromiograma, es necesario realizar una apertura del túnel mediante cirugía para conseguir liberar el nervio y evitar que siga deteriorándose. La cirugía se realiza de forma ambulatoria (sin necesidad de ingreso) y bajo anestesia local o locorregional.

Es muy importante saber que las lesiones nerviosas en muchas ocasiones no pueden revertirse y, por lo tanto, la cirugía debe realizarse antes de que el daño del nervio sea tan importante que sus secuelas sean permanentes. 

Por eso si se te duermen las manos te recomendamos que vengas a nuestra consulta para poder  llegar a un diagnóstico exacto y realizar el mejor tratamiento antes de que sea tarde.


11-1200x800.jpg

La cirugía plástica es el término breve que suele emplearse para referirse a la Cirugía plástica, estética y reparadora, un nombre muy largo que define una amplísima especialidad médica

La cirugía reparadora o reconstructiva se ocupa de la corrección de todo proceso congénito, adquirido, tumoral, o simplemente involutivo, que requiera reparación o reposición, o que afecte a la forma o la función corporal aunque erróneamente se asocie solo a la mitad de su contenido: la cirugía estética.

Las bases de la Cirugía Plástica ya se encuentran en la historia antigua. Así, podemos encontrar técnicas plásticas en documentos tan milenarios como los papiros egipcios (3000 a. C.) o textos sánscritos de la India (2600 a. C.) aunque el término se popularizó en el siglo XIX.

Como cirujanos plásticos nos encargamos por lo tanto de reparar las lesiones que se hayan producido por traumatismos, quemaduras, tumores, envejecimiento…además de las alteraciones congénitas (ya existentes en el nacimiento) para conseguir recuperar tanto su forma como su función.

La reconstrucción de mama, la cirugía de la mano, la reconstrucción genital, el tratamiento de los pacientes quemados, la reconstrucción facial o de miembros inferiores son distintas partes de nuestra especialidad y de nuestra cartera de servicios. 

Si quieres saber más de nuestra especialidad sigue nuestro blog.


Compártenos tu correo electrónico

Suscríbete a nuestra newsletter

Te mantendremos informado sobre tratamientos, técnicas
y novedades de Clínica Jovellanos Estética Integral.